Menu

Beall vs Predators. Nos visita Jeffrey Beall

El pasado martes nos visitaba Jeffrey Beall, bibliotecario estadounidense famoso por recopilar un listado de editoriales de revistas fraudulentas. Durante el tiempo que pasó con nosotros y especialmente en la charla que impartió en el contexto del Medialab UGR, Jeffrey nos contaba las características de estas revistas y sus motivos para trata de identificarlas.

Jeffrey Beall encuentra que estas revistas suponen un gran problema para la comunidad científica, especialmente de las áreas de biomedicina donde existen un mayor número de revistas predator identificadas y las consecuencias pueden ser más graves. Estas revistas, aprovechando la modalidad dorada del Open Access, en el cual los autores pagan por publicar, se establecen como árbitros válidos para la evaluación y edición de revistas , cuando en realidad lo único que realmente realizan es la publicación y cobro por los servicios, obviando un proceso fundamental, la evaluación por expertos de los contenidos.

Las revistas Predator están empezando a ser normalizadas y sus contenidos, muchos de los cuales son pesudociencias, incluidos en bases de datos de indexación (Pubmed) o buscadores como Google Scholar. No sólo hay revistas predator, también en torno a este mundo se están creando otros fenómenos igual de corruptos como son las revistas secuestradas (hijacked journals), los índices fraudulentos de impacto o los congresos predator.

El problema viene ahora cuando alumnos o lectores acríticos como por ejemplo la población no académica, dan por buenos estos trabajos. O cuando desde el mundo de la pseudociencia se pretende dotar de barniz científico curas milagrosas contra un sinfín de enfermedades. Por no hablar de los costes que le supone a los organismos de investigación el pago de la publicación de estos trabajos.

Esta labor generosa de denuncia de Jeffrey Beall tiene también su cara amarga en la persecución que ha tenido en los últimos tiempos, lógicamente por los beneficiarios del sistema e incluso por algún dogmático predicador del Open Access que ha visto en esta prueba latente algo que muchos sabemos, el Open Access no sólo no es perfecto, sino que en ciertas modalidades, como la vía dorada, genera más miseria científica que la riqueza que “pretende” aportar.

Gracias Beall por pasar unos días en Granada.