Archivado en: Bases de datos

Integración de la Clasificación CIRC 2.0 en Dialnet

Ya está disponible en Dialnet la Clasificación CIRC 2.0 (Clasificación Integrada de Revistas Científicas) elaborada por EC3metrics, Spin Off del Grupo EC3 de la Universidad de Granada. Se ha desplegado una versión ‘viva’ de CIRC, donde a partir de ahora, estará visible y sincronizada permanentemente con los datos de DIALNET y donde podréis encontrar la calificación de las revistas recogidas en CIRC en la página de cada revista en Dialnet https://dialnet.unirioja.es/servlet/noticia?codigo=241 Los compañeros de la Fundación Dialnet han realizado el proceso de carga de la información contenida en CIRC en la base de datos de Dialnet, a través de la API que EC3metrics ha elaborado para ello. Se han procesado los datos de las revistas integradas en CIRC con las revistas del índice de revistas globales de Dialnet (y no solo las de Dialnet) y se han agrupado con el ISSN_L. La Clasificación Integrada de Revistas Científicas – CIRC se propone como objetivo la construcción de una clasificación de revistas científicas de Ciencias Sociales y Humanas en función de su calidad integrando los productos de evaluación existentes considerados positivamente por las diferentes agencias de evaluación nacionales como CNEAI, ANECA. Por tanto Clasificación Integrada de Revistas Científicas – CIRC surgió con el fin de generar un instrumento de medida común que sea utilizado por los grupos de investigación sobre bibliometría españoles facilitando realizar comparaciones y compartir información. Desde EC3metrics, mostramos nuestro agradecimiento y total satisfacción de que la Clasificación CIRC vuelva a estar disponible en Dialnet. Para más información, podéis consultar el sitio web de Dialnet o el sitio web oficial de CIRC.

Actualización CIRC 2017. Productos y Criterios

Desde EC3metrics nos es grato anunciar que hemos actualizado CIRC en relación a dos aspectos: Hemos incorporado los resultados de 2016 de los Journal Citation Reports (Web of Science) y Journal Metrics (Scopus). Igualmente hemos actualizado las revistas de Latindex, sello FECYT y ERIH. Se han actualizado los criterios de valoración ajustándose a las últimas convocatorias de CNEAI y ANECA por lo que: Se ha incluido la base de datos Emerging Source Citation Index. Se ha rebajado el valor de los cuartiles de Scopus. Se ha reducido la valoración de ERIH (en ANECA este producto desaparece como criterio). Se ha reducido el valor del catálogo Latindex. Hemos incluido la base de datos de Humanidades Philosopher Index. Para consultar los actuales criterios pueden acercarse a la web https://clasificacioncirc.es/ Por otra parte, al ser un proceso basado en otros productos, es común que los fallos de estos se transmitan a CIRC, por ejemplo las duplicidades de Latindex, por lo que estamos atentos a cualquier error para modificarlo en los próximos meses. Para un uso más cómodo del producto os animamos a utilizar nuestra aplicación móvil.

Beall vs Predators. Nos visita Jeffrey Beall

El pasado martes nos visitaba Jeffrey Beall, bibliotecario estadounidense famoso por recopilar un listado de editoriales de revistas fraudulentas. Durante el tiempo que pasó con nosotros y especialmente en la charla que impartió en el contexto del Medialab UGR, Jeffrey nos contaba las características de estas revistas y sus motivos para trata de identificarlas. Jeffrey Beall encuentra que estas revistas suponen un gran problema para la comunidad científica, especialmente de las áreas de biomedicina donde existen un mayor número de revistas predator identificadas y las consecuencias pueden ser más graves. Estas revistas, aprovechando la modalidad dorada del Open Access, en el cual los autores pagan por publicar, se establecen como árbitros válidos para la evaluación y edición de revistas , cuando en realidad lo único que realmente realizan es la publicación y cobro por los servicios, obviando un proceso fundamental, la evaluación por expertos de los contenidos. Las revistas Predator están empezando a ser normalizadas y sus contenidos, muchos de los cuales son pesudociencias, incluidos en bases de datos de indexación (Pubmed) o buscadores como Google Scholar. No sólo hay revistas predator, también en torno a este mundo se están creando otros fenómenos igual de corruptos como son las revistas secuestradas (hijacked journals), los índices fraudulentos de impacto o los congresos predator. El problema viene ahora cuando alumnos o lectores acríticos como por ejemplo la población no académica, dan por buenos estos trabajos. O cuando desde el mundo de la pseudociencia se pretende dotar de barniz científico curas milagrosas contra un sinfín de enfermedades. Por no hablar de los costes que le supone a los organismos de investigación el pago de la publicación de estos trabajos. Esta labor generosa de denuncia de Jeffrey Beall tiene también su cara amarga en la persecución que ha tenido en los últimos tiempos, lógicamente por los beneficiarios del sistema e incluso por algún dogmático predicador del Open Access que ha visto en esta prueba latente algo que muchos sabemos, el Open Access no sólo no es perfecto, sino que en ciertas modalidades, como la vía dorada, genera más miseria científica que la riqueza que “pretende” aportar. Gracias Beall por pasar unos días en Granada.

Web of Science, Scopus y la batalla por el “Nuevo Mundo”

De la misma forma que una vez los imperios coloniales de España y Portugal miraron con ávida esperanza a poniente, de similar manera, Elsevier y Thomson Reuters compiten por consolidar sus productos, Scopus y Web of Science, como referentes para Latinoamérica. Aunque la batalla no ha acabado, parece que Scopus, contra todo pronóstico, va ganando. Aquí no hay pacto ni tratado de Tordesillas que valga, ambos productos buscan consolidarse como referentes en el mundo e Iberoamérica es un buen ejemplo de la competencia en los países de la periferia científica. Hasta hace poco, la lucha parecía simplificarse a dos dimensiones, prestigio científico y número de revistas. Web of Science es el producto con mayor reconocimiento internacional, por cuestiones históricas (es el original) y también por mantener unos criterios de inclusión y expulsión transparentes y efectivos. Scopus por el contrario mantiene unos criterios de inclusión más laxos y prácticamente no excluye a revistas ya indexadas, lo que les ha permitido partir desde su nacimiento con una mejor representación de revistas iberoamericanas, aunque la sola presencia de una revista en Scopus no sea un indicador de calidad. Esta lucha por aumentar la cobertura científica hizo que Web of Science declarase en un primer momento su interés por mejorar la representación de países que apenas tenían presencia en Web of Science. Recordemos el incremento de revistas españolas en JCR, pasamos de 43 revistas en 2007 a 125 en el año 2010. Pero esta forma de crecer amenazaba la consistencia del producto y por tanto tenía un límite. ¿Cómo igualar entonces a Scopus sin poner en riesgo el factor elitista? Creando nuevas bases de datos externas a JCR, en este caso SciELO Citation Index y Emerging Source Citation Index. Doce años después del advenimiento de Scopus, parece que WOS tiene de nuevo todos los ases en su manga en la partida iberoamericana; prestigio y un mayor número de revistas indexadas. Sin embargo, la realidad dista mucho de ser así. Mientras WOS se preocupaba por igualar en número de revistas a Scopus, Elsevier ha estado trabajando en aplicaciones. Concretamente la empresa Scimago crea estos años dos productos que explican el éxito de Scopus en Iberoamérica; un ranking de revistas de Scopus, Scimago Journal Rank, y un ranking de universidades (y otras tipologías de instituciones) basado en los artículos publicados en Scopus, Scimago Institutions Rankings. ¿De qué les sirve a los países iberoamericanos tener más revistas si éstas no son medidas? Por tanto, no pueden ser utilizadas plenamente para procesos evaluativos nacionales. Los Ranking de Universidades internacionales, que miden la dimensión científica con los artículos WOS, apenas poseen presencia de universidades iberoamericanas. En cambio, el Scimago Institutions Rankings al basar su datos científicos en Scopus, presenta el más completo mapa de universidades iberoamericanas (si obviamos el ranking web Webometrics). No olvidemos que los presupuestos los gestionan políticos y no científicos, gestores más preocupados por la presencia e imagen de las universidades que por la creación de conocimiento real. Por último, es justo acabar el post llamando la atención sobre un tercer actor que puede determinar el futuro, Google Scholar. Ya existen aplicaciones basadas en Google Scholar que realizan métricas de revistas científicas, ganando en exhaustividad de fuentes a cualquier producto conocido (y en precio). Para las revistas tenemos Journal Scholar Metrics  (Grupo de Investigación EC3) que presenta el más exhaustivo ranking de revistas según Google Scholar Metrics para las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades. También comienzan a aparecer productos que demuestran la capacidad de Google Scholar para caracterizar universidades, como el Top 2000 Universities by Google Scholar Citations (Cybermetrics Lab- CSIC).

THINKEPI | Características e implicaciones del índice de citas Emerging Sources Citation Index (Thomson Reuters): las revistas en estado transitorio

[highlight]Acabamos de publicar en el Anuario ThinkEPI un trabajo que analiza y sitúa el último producto de Thomson Reuters, Emerging Sources Citation Index. Los trabajos del Anuario ThinkEPI tienen la peculiaridad de que primero se publican en el foro IWETEL, lo que permite que se enriquezcan con los comentarios de la comunidad, sumándole a la agilidad del sistema, los aspectos evaluativos. Finalmente, el equipo del Grupo ThinkEPI, capitaneados por Tomás Baiget e Isabel Olea, gestionan y se encargan de que estos documentos seminales se actualicen, adapten según el feedback de la comunidad y finalmente sean publicados. Es tradición que la recopilación de trabajos que supone el anuario sea presentada en el CRECS (Conferencia internacional sobre revistas de Ciencias Sociales y Humanidades), que este año tendrá lugar en la Universidad de Barcelona los días 5-6 de mayo (CRECS 2016).[/highlight]   Características e implicaciones del índice de citas Emerging Source Citation Index (Thomson Reuters): las revistas en estado transitorio Rafael Repiso (UNIR) Grupo EC3 / EC3metrics Daniel Torres-Salinas (UNAV) Grupo EC3 / EC3metrics   Introducción y contexto Web of Science Core Collection es un concepto reciente de Thomson Reuters que engloba a un conjunto de bases de datos que han ido apareciendo e interactuando entre sí a lo largo de la vida de este producto, en dos periodos diferenciados. En primer lugar, un periodo de consolidación, en el que tras la creación del Index Chemicus y Science Citation Index en la década de los años sesenta, el producto busca cubrir las principales necesidades de la comunidad científica, incorporando la base de datos Social Science Citation Index y Arts & Humanities Citation Index. En un segundo periodo, la aparición de un nuevo actor en 2004 (Scopus) obliga a Web of Science a competir e, indirectamente, a variar sus características y estrategia como producto. Scopus se autodefine n el momento de su nacimiento como la base de datos de referencias bibliográficas más completa, al contar con una cobertura de revistas mayor. Web of Science reacciona creando nuevas bases de datos. Por una parte, crea bases de datos para otras tipologías documentales diferentes a las revistas, productos que se incluyen en Core Collection como por ejemplo Book Citation Index y Data Citation Index. Por otra parte, se incorporan fuera del Core bases de datos de revistas de regiones subrepresentadas como Corea (KCI – Korean Journal Database), China (Chinese Science Citation Database), o Latinoamérica (SciELO Citation Index). Con este nuevo escaparate Web of Science se reinventa como una meta-base de datos, más exhaustiva que Scopus, que en principio no ha renunciado al principio de exclusividad de su producto original representado por las bases de datos SSCI, SSCI y A&HCI. En este contexto de expansión  Thomson Reuters anunció la incorporación de una nueva base de datos de revistas en la Web of Science Core Collection; “Emerging Sources Citation Index” (ESCI) (1). Esta base de datos se caracteriza por aglutinar a aquellas revistas que están en proceso de evaluación/consideración para ser indexadas en los índices de prestigio “Science Citation Index”, “Social Science Citation Index” o “Arts & Humanities Citation Index”. Emerging no responde ni a un área geográfica ni a un campo científico, como era el caso de las últimas adiciones de Thomson Reuters. ESCI responde a un status de las revistas que es el de sala de espera. Igualmente, las revistas que dejen de cumplir los requisitos de impacto de estos productos no desaparecerán como sucedía hasta ahora, sino que pasarán a ser indexadas en ESCI. Con este singular producto Thomson Reuters ha creado un espacio a medio camino entre el limbo y el purgatorio, entre la promoción a la primera división o el descenso directo a segunda. Junto a la naturaleza transitoria de las revistas de ESCI, otra de las características es que las revistas no van a ser utilizadas para incluir sus citas en el cálculo de los Journal Citation Reports es decir, no nos vamos a encontrar a las revistas de Emerging en ningún ranking de revistas al igual que también ocurre con Chinese Citation Index, Korean Citation Index o SciELO. No obstante otros productos de Thomson Reuters como InCites sí se aprovecharán de los datos provenientes de las revistas ESCI (3). Cobertura, revistas y registros En cuanto a la cobertura del Emerging hemos de mencionar que las revistas se indexan “cover to cover” desde 2015, por lo que no encontraremos registros anteriores. El número total de revistas: 2400 (1) de 82 seis países diferentes aunque con mayor presencia de Inglaterra, USA, Canadá, Países Bajos e Italia. La presencia Iberoamericana en el producto es secundaria, por ejemplo Brasil cuenta con 81 revistas y Colombia con 51. En el caso concreto de España, las revistas ascienden a 165, siendo la mayor parte de ellas universitarias y destacando las gestionadas por los servicios editoriales de la Complutense (34), Universidad de Autónoma de Barcelona (8) y Universidad de Granada (6) (4). En total, el número de items de las base de datos es de 55.859 registros en 2015/2016 (01/02/2016), de los cuales 55.468 pertenecen a 2015. La cifra no es demasiado espectacular si consideramos que a nivel global para los índices de citas tradicionales sólo supone un incremento de nuevos registros del 3% sobre los  1.918.744. Si bien, sí es una base de datos mayor que SciELO, que cuenta en el año 2015 con aproximadamente 30.000 registros. Como ocurre en gran parte de las bases de datos de Thomson, predominan los trabajos en inglés que suponen el 81% del total y en el caso del español la cifra se reducal al 7.8%. Discusión y reflexiones ¿Datos aprovechados? Un aspecto que llama la atención es que Thomson no va a aprovechar toda la nueva información proveniente de los artículos de ESCI para el cálculo de indicadores. Esta información puede ser especialmente importante para áreas periféricas donde ESCI ofrece una cobertura, que sumada a las otras bases de datos, ayudaría a obtener más información sobre regiones como iberoamérica. Un ejemplo podría ser el uso de las citas para el cálculo del Impact Factor o aumentar la cobertura del propio JCR, este tipo de decisiones beneficiaría a las revistas de las regiones peor representadas que suelen poseer mayores tasas de autocitas dentro del producto. Valor de una revista indexada en ESCI. Unas de las cuestiones que aprovechan los editores para el marketing de sus revistas es presumir de la etiqueta Thomson Reuters por estar indexadas en algunos de sus productos. Pero esto ya no debe ser así debido a la estratificación de los índices de citas. No todos son igual de exigentes. En este sentido ¿Qué valor tiene la presencia de una revista en ESCI?. Desde la dimensión de la calidad formal podemos decir que las revistas ESCI cumplen con los criterios básicos, ergo no es un reconocimiento mayor que el de cumplir los criterios Latindex o estar indexada en ERIH Plus. Thomson Reuters no comprueba el cumplimiento de estos criterios en profundidad, como sí lo hace la FECYT en la obtención de su sello, producto que por tanto debe tener una mayor consideración. Si hablamos del impacto, las revistas indexadas en ESCI, lo son para estudiar su impacto, por lo que no podemos atribuirle más impacto que a una revista que no esté indexada en este producto. La presencia de una revista en ESCI no se puede valorar más allá de una remota posibilidad de ser indexada en JCR. A día de hoy, hay una idea que debemos cambiar, ser indexado en las  base de datos periféricas de Thomson Reuters no es un mérito especial. El mérito es estar indexados en los productos exclusivos de Web of Science (SCI, SSCI, A&HCI) y no en los productos pensados para aumentar la exhaustividad, como Emerging Sources Citation Index o SciELO Citation Index. Mayor estratificación: Otro aspecto de Emerging Sources Citation Index es que redefine y concreta el papel de las bases de datos de revistas geográficas (KCI – Korean Journal Database, Chinese Science Citation Database y SciELO Citation Index). Desde un principio se asumía que una de las funciones de estas bases de datos era analizar internamente a sus revistas para decidir qué revistas podrían pasar a ser indexadas, pero al aparecer ESCI, esta función es atribuida en solitario por éste producto. Por tanto, se reduce indirectamente el mérito que se le suponía a estas bases de datos regionales y sus revistas, rebajándose a una “tercera división virtual” dentro de la familia de bases de datos de Web of Science. Web of Science Vs Scopus: podemos decir que con el Emerging, Web of Science podría haber establecido las bases de datos que conforman su Core Collection y creemos que por un tiempo se mantendrá esta configuración. Es evidente que Thomson Reuters y Scopus transitan por caminos divergentes, y desde nuestro punto de vista es más acertada la política de los de Philadelphia. Si Scopus apuesta por una base de datos sin distingos y una gran cobertura, Thomson apuesta por un producto segmentado sin renunciar a ampliar la cobertura en múltiples direcciones, todo ello sin que repercuta negativamente en los valores de índices históricos (A&HCI, SSCI, SCI): la selección, el prestigio y la exclusividad. Asimismo con el Emerging añaden otro valor muy en alza en estos tiempos como es dotar a su base de datos de una mayor transparencia en sus procesos evaluativos y de selección.   Bibliografía 1. WEB OF SCIENCE™ CORE COLLECTION, EMERGING SOURCES CITATION INDEX http://wokinfo.com/media/pdf/S024651_Flyer.pdf 2. Emerging Source Citation Index. Las revistas científicas en estado de “emergencia” https://ec3metrics.com/emerging-source-citation-index-las-revistas-cientificas-en-estado-de-emergencia/ Si bien indicamos que son 2400 en octubre en la actualidad (01/02/2016) ya cuenta con 2859. 3. Emerging Sources Citation Index. A new edition of Web of Science. http://es.slideshare.net/StateOfInnovation/emerging-sources-citation-index-a-new-edition-of-web-of-science 4. Excel Master list https://ec3metrics.com/wp/wp-content/uploads/2015/10/Emerging-Source-Citation-Index.xlsx  

Clasificación CIRC 2.0.

Con este post presentamos la actualización de la Clasificación de Revistas CIRC. La Clasificación Integrada de Revistas Científica es una herramienta cuyo objetivo es ponderar de una forma simplificada las revistas de las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades.  En esta ocasión presentamos la versión BETA del producto. http://www.clasificacioncirc.es/ La Clasificación Integrada de Revistas Científicas – CIRC se propone como objetivo la construcción de una clasificación de revistas en Ciencias Sociales y Humanas en función de su calidad integrando los productos de evaluación existentes considerados positivamente por las diferentes agencias de evaluación nacionales como CNEAI o ANECA. Se pretende asimismo que el modelo sea operativo y la clasificación resultante pueda ser integrada en sistemas de información científica para facilitar la construcción de indicadores bibliométricos destinados a la evaluación y descripción de los resultados de investigación de diversos agentes científicos como universidades, departamentos o investigadores. Las principales novedades del producto son: Nueva plataforma que permite la actualización de forma automática así como la interconexión con otras plataformas. El nuevo CIRC permite identificar las Revistas Predator, desarrollando la lista de editores fraudulentos publicado por Jeffrie Beall. Se actualizan los productos, eliminándose aquellos que han dejado de actualizarse (INRECS, DICE), y se aprovechan las métricas ofrecidas por Web of Science y Scopus para diferenciar la calidad de las revistas según su impacto. Por tanto se actualizan los criterios.

Hijacked Journals – Revistas secuestradas

Cuando creíamos que con las revistas Predator ya lo habíamos visto todo, aparece una nueva práctica para engañar a los investigadores mucho más refinada y agresiva, las Hijacked Journals. Las Hijacked Journals suplantan la identidad de revistas de impacto, comprando dominios alternativos, creando páginas clonadas de la revista original y enviando publicidad a investigadores haciéndose pasar por los editores de las revistas que suplantan, donde se les hace ver que pueden publicar fácilmente en revistas de calidad a cambio de pagar los costes derivados por los procesos editoriales. Cabe decir que esos procesos son inexistentes. Así, estos timadores suelen fijarse en revistas indexadas en Web of Science que o no tienen edición digital o que aún teniendola es meramente testimonial. Es por ello que para evitar estos engaños se aconseja comprar los dominios principales del nombre de la revista .com, edu, .net; así como gestionar y mantener el espacio virtual de la revista de manera proactiva. Por suerte Jeffrey Beall, en su cruzada para perseguir los fraudes de revistas, nos hace una recopilación de revistas que ha identificado en el siguiente enlace. Las Hijacked se suman a las revistas Predator en un problema preocupante para la sociedad científica, en un negocio que se estima mueve 75 millones de dólares al año. Mis agradecimientos a Dory Merino que me puso tras la pista de este fraude.

Nuevos cursos sobre criterios de indexación de revistas en WOS y MEDLINE

Nos es grato anunciaros la oferta de dos nuevos cursos dirigidos a organizaciones patrocinadoras, comités evaluadores y responsables de revistas científicas españolas sobre los criterios para la selección de revistas científicas por las bases de datos Web of Science (Thomson Reuters) y Medline (NIH). CURSO SOBRE CRITERIOS PARA LA SELECCIÓN DE REVISTAS CIENTÍFICAS POR LAS BASES DE DATOS – MEDLINE from EC3metrics Spin-Off CURSO SOBRE CRITERIOS PARA LA SELECCIÓN DE REVISTAS CIENTÍFICAS POR LAS BASES DE DATOS – WOS from EC3metrics Spin-Off Si estás interesado/a en ellos no dudes en ponerte en contacto con nosotros en info@ec3metrics.com.

Revistas Españolas en JCR 2014

Hoy, 18 de junio, se han hecho públicos los Journal Citation Reports de 2014. El objeto de este post es hacer un rápido repaso de las revistas españolas indexadas en JCR. En primer lugar indicar que no han existido cambios destacables sobre los años anteriores. Hemos tenido tres pérdidas, dos en SSCI Anuario de Estudios Medievales y Revista Española de Lingüística Aplicada y en la base de datos Science Citation Index se cae Medicina Paliativa.  Si bien hay que matizar que el Anuario de Estudios Medievales permanece en la base de datos Arts & Humanities Citation Index (Web of Science) en la categoría “Medieval & Reinassance Studies“. Tambien nos hemos llevado gratas sorpresas, por esas tres revistas que se caen, hemos tenido cuatro incorporaciones; en Social Science Citation Index entra una nueva revista Business Research Quarterly. También en Science Citation Index ha habido tres nuevas incorporaciones; la Revista de Psiquiatría y Salud Mental,  Archivos Españoles de Urología y  la European Journal of Philosophy of Science. Al objeto de realizar una rápida descripción y análisis de las revistas españolas en JCR vamos a dividirlas en dos grupos, las que se encuentran en SSCI y en SCI, y a su vez, estas revistas vamos distinguir dos tablas en función si mejoran o empeoran su impacto. Tabla 1. Revistas españolas de SSCI que mejoran su impacto o se incorporan a la base de datos Tabla 2. Revistas españolas de SSCI que reducen su impacto o se caen de la base de datos   Tabla 3. Revistas españolas de SCI que mejoran su impacto o se incorporan a la base de datos Tabla 4. Revistas españolas de SCI que reducen su impacto o se caen de la base de datos

Los repositorios universitarios, 7 líneas de crecimiento

Lo repositorios universitarios nacen por la necesidad concreta de la comunidad cientifica de depositar sus documentos públicos en las instituciones donde se financian y también por la conversión al Open Access en la universidad española. Los profesores universitarios que hasta hace pocos años producían todo impreso, han pasado a producirlo todo de forma electrónica, para desconsuelo de reprografías. Igualmente, las tipologías documentales que generan se han multiplicado, hay hasta quien se atreve a generar vídeos en sus clases e investigaciones. Pero la aparición de repositorios se justificó principalmente al objeto de alojar y reunir la producción científica digital de los profesores universitarios, especialmente de aquellos trabajos publicados en revistas de pago, con el objetivo de poder acceder a ellos y permiter el acceso externo y por tanto visualizar la producción de las universidades. ¿Cuál es el problema? Pues que debido a las limitaciones de nuestros repositorios, los profesores/investigadores están subiendo sus materiales a otras plataformas, como redes sociales académicas (Researchgate, Academia, etc.), o repositorios genéricos y especializados (Youtube, Vimeo, Slideshare o Figshare), cuando su espacio habitual serían los repositorios universitarios, lo que hace que la universidad pierde legítima visibilidad. Ya de por sí es y fue criticable que en lugar de crear un sólo repositorio para todo el sistema universitario español, con el consiguiente ahorro para el contribuyente (producto de las palabras contribuidor + creyente), se creasen un repositorio para cada universidad. A los repositorios universitarios les ha pasado como a Benjamín Button, que en plena web 2.0 nacieron viejos y decrépitos, esperemos que el tiempo y la necesidad los hagan rejuvenecer. Las universidades crearon servicios estáticos, cuando el repositorio, por contener documentos electrónicos en constante cambio, debe ser una unidad a la vanguardia de las tecnologías de la información, con un personal con capacidad para desarrollar innovaciones, adecuándose a los nuevos sistemas de gestión documental que están surgiendo. Podríamos decir que el único desarrollo que han tenido los repositorios se ha limitado al ingenio con el cual cada universidad ha llamado al suyo. Desconociendo muchos de estos nombres, creo que el mejor lo ostenta el repositorio de la UNIR (REUNIR). ¿Qué aspectos debe incorporar los repositorios para adaptarse a los tiempos? Desde mi modesta opinión, los retos a afrontar son los siguientes. Apertura documental de los repositorios. Cualquier tipo de documento generado por la universidad en sus tres dimensiones (docencia, investigación y transferencia), debe tener cabida en el repositorio; documentos textuales, audios, vídeos, datasheets, etc. Es un gasto innecesario que la universidad tenga por una parte un portal de vídeos con materiales docentes y científicos, por otro lado un portal de datasheets y además documentos docentes y científicos desperdigados por infinidad de páginas web de facultades, departamentos y grupos de investigación. Interactividad documental. En el año 2015 es ilógico que para acceder a un documento tengas que descargártelo y poseer el software que sea capaz de abrirlo, en lugar de tener otras opciones como puedan ser la visualización en pantalla o poder incrustarlo en tu página web. Por este motivo muchos profesores están subiendo sus trabajos a otras plataformas; presentaciones a slideshare, vídeos a youtube, etc. Las interfaces de los propios repositorios deben aprovechar las características de cada documento para representarlo adecuadamente. El repositorio como principal fuente de información para los sistemas de Evaluación Científica. Algo que ya están haciendo algunas universidades, es que utilizan los repositorios institucionales para evaluar la producción científica en todos sus niveles, área, departamentos y profesores e investigadores. Esta decisión facilita enormemente la vida a los investigadores que no tienen que estar presentando actualizaciones de sus currículos constantemente, facilita la vida a los evaluadores que no se embarcan en largas búsquedas en bases de datos y además, es un aliciente para que los profesores mantengan actualizado sus perfiles en los repositorios, por la cuenta que les trae. Uso de métricas. Otro aspecto llamativo es que los repositorios se siguen limitando mayoritariamente a ofrecer métricas 1.0 (visitas, descargas). Estamos en un momento en que existe infinidad de métricas, los repositorios de una forma relativamente fácil pueden incorporar indicadores a los artículos como el impacto científico´o la clasificación de la revista donde se publica según duferentes productos (Web of Science, Scimago Journal Rank, CIRC, etc.), las citas que reciben en los documentos. Todo esto por no hablar de las nuevas Altmetrics. Algunos argumentarán que esto es difícil y costoso. En la revista Comunicar, con un presupuesto muy reducido se hace, ¿por qué una universidad no puede afrontar este reto? Interrelación con otros servicios universitarios. 5.1. Editorial Universitaria. La Universidad de Salamanca, en un acto profético, puso en impresión bajo demanda todos sus fondos. ¿Cuántos profesores optan por poner en el repositorio digital sus libros ante la imposibilidad de los alumnos de acceder a ediciones ya agotadas? Estoy seguro que muchos alumnos pagarían por que esos libros pudiesen ser impresos, con el consiguiente beneficio para todas las partes. 5.2. Servicio de Publicaciones. Algunos creemos que el repositorio universitario es el lugar adecuado para almacenar los artículos de las revistas universitarias, por supuesto, a través de la revista se entraría con un interfaz distinto que a través del propio repositorio. Esta sinergia ahorraría recursos y optimizaría el proceso de comunicación de los documentos. Aportar valor añadido a los documentos. ¿Por qué las universidades no se plantean dotar de un DOI a los documentos electrónicos de sus profesores? Por supuesto sólo a aquellos que lo soliciten. Esto evitará la migración a otros servicios que lo están haciendo gratuitamente. Gestión bibliográfica. Otro aspecto que todavía está en proceso de desarrollo es el de la exportación de datos. Los repositorios deben darle a los investigadores facilidades para exportar sus trabajos a los distintos gestores de referencia, pudiendo exportar los trabajos en formatos básicos como son BibTex, Endnote, RIS… Igualmente, se debería mejorar las búsqueda de trabajos y permitir la descarga masiva de registros, lo que facilitaría la investigación de estudios sobre la producción científica de la universidad. Recapitulando, el problema general de los repositorios de las bibliotecas universitarias es que, como servicio, ha sido concebido igual que un archivo impreso, estáticos, al cargo de un bibliotecario que hacía las funciones de gestor, guardián y conservador. En lugar de ser punta de lanza de la biblioteca universitaria, han optado por ser un servicio conservador, más dispuesto a conservar la punta de lanza que a exponerla, como si fuese la de Longino. Y, mientras la universidad se mantiene estática, el investigador al igual que la propia investigación, evoluciona y busca fuera, y sin reparo ninguno, hospitalidad y funcionalidad para su producción.